El café es una de las bebidas más antiguas del mundo. Se señala la aparición de las primeras plantas hacia el siglo IX en algunas regiones montañosas de ciudades africanas. En ese tiempo solo se hacía uso de la semilla masticándola y adquiriendo directamente de ella el sabor. Luego, se incorporó el proceso de maceración en agua. 

Era mucho el trabajo que había que hacer para deleitar a una persona con una taza de café, ya que a los procesos anteriores se le sumó también el secado al sol y luego el proceso de quemado al fuego. 

Cuando ya se había masificado el consumo de café, hubo personas que preferían comprar el grano ya quemado y tostado y se daban a la tarea de molerlo para posteriormente colarlo con agua caliente y obtener así la ansiada bebida. Y aún cuando ya habían ahorrado varias horas de trabajo, todavía tenían que pasar algunos minutos al día preparando la bebida y sobre todo, teniendo que ensuciar una gran cantidad de utensilios. Si la bebida deseada estaba mezclada con otro tipo de líquido como leche, caramelo, vainilla o crema, se requería más tiempo para su preparación. 

Ahorrando tiempo y dinero 

Ya hoy en día la preparación de una taza de café con cualquiera de los sabores disponibles en el mercado es cuestión de unos minutos, sin tener que ensuciar tantos trastes y pudiendo complacer a todos los paladares. 

La modernidad ha llegado para favorecer a las familias en muchos sentidos y cuando se trata de esta vital bebida la capsula Dolce Gusto y las cafeteras especialmente diseñadas y desarrolladas para ahorrar tiempo, dinero y trabajo, son los protagonistas. 

El invento de la capsula Dolce Gusto con sus diferentes sabores entre los que se encuentran el latte, mocaccino y espressos cremosos, son la solución perfecta para quienes gustan de saborear una taza de café a cualquier hora del día, pero se ven cohibidos por no querer ensuciar todos los trastes que esto involucraría. Ideal para quienes se encuentren en la oficina y no cuenten con los utensilios necesarios para preparar un café cremoso. Además, la capsula Dolce Gusto requiere muy poco espacio para ser almacenado mientras que brinda la oportunidad de tener disponibles varias opciones de sabores. 

Definitivamente, la modernidad ha llegado a hogares y oficinas de la mano de la capsula Dolce Gusto y de sus cafeteras. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here